UA-79666023-1 Belmonte Arte: tribunal del santo oficio

BELMONTE ARTE | Difunde, promueve y apoya la obra de personalidades consagradas, conocidas o futuras promesas relacionadas con el mundo artístico cultural tanto a nivel nacional como internacional. Jurado Oficial de la Asociación Premios de Cine Blogos de Oro. Productor asociado, patrocinador y colaborador en cortos - largometrajes.

SEGUIR PUBLICACIONES |BELMONTE ARTE

Mostrando entradas con la etiqueta tribunal del santo oficio. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta tribunal del santo oficio. Mostrar todas las entradas

viernes, 4 de agosto de 2017

LA QUEJA |Surrealismo e insensatez en estado puro.



LA OPINIóN |NDISCRETA 
Melanie Belmonte

Cuando el uso y disfrute de una manipulación marketinizada bajo los designios del 'share' desafían toda sazón intelectual. Cuando de tanto en tanto surgen inusitadamente, incoherentes y pavorosas 'perlas' en el panorama televisivo español. Cuando el sentido del humor resulta ser el mejor antídoto a la estupidez innata al ser humano. Cuando la autoproclamada ofensa cristiana supera los designios divinos de sensatez. Cuando se pide 'mayor sensibilidad y respeto' ante -¡hostia!- recogida en la RAE como expresión popular -seguida de 'puta', es decir, ¡hostia puta!- ahora, ofensiva contra Dios y contra los creyentes. Cuando dar pábulo a semejante afirmación provoca una inquietante desazón que mortifica el 'alma'. ¿Pies de plomo ante una nueva ley mordaza inquisitorial? Surrealismo e insensatez en estado puro. ¿Renace en pleno siglo XXI el Tribunal del Santo Oficio? ¿O se trata de una estudiada -a la vez que deprimente- estrategia dirigida a un 'nicho' polemista y populista para generar una nimia, badulaque, insalubre pero aún así, necesaria exaltación en la captación televisiva? La merma de audiencia en determinados programas agudiza el ingenio. Un ingenio no siempre atinado en su puesta en escena. Y puestos a quejarnos, quejémonos de la queja. Porque si 'opinar' o 'criticar' por todo está de moda, no iba a ser menos 'in' el hecho de 'quejarse' hasta por el dislate más estulto, bucéfalo y pretencioso.